Síguenos en

Entrevistas

Paulo ‘Borrachinha’ relata intento de extorsión por parte de ex-entrenador; entérate

Paulo ‘Borrachinha’ regresa al octágono del UFC en agosto contra Romero – Rigel Salazar

Paulo ‘Borrachinha’ sufrió este año un castigo de la USADA (agencia antidoping americana) tras haber sido revelado un vídeo en el que hacía uso de suero intravenoso en vísperas de una pelea. Aunque la suspensión retroactiva de seis meses ya se aplicó y no le impidió marcar ningún combate, la situación generó un tenso rompimiento dentro del equipo del peso medio (84 kg). El brasileño afirmó, en una entrevista exclusiva a la Ag. Fight, que el responsable de las imágenes -y por la filtración de ellas- fue un ex-entrenador, que incluso habría intentado extorsionarlo.

En una nota oficial de la USADA, la entidad afirma que la sanción, además de muta cercano a los nueve mil dólares fue referente a dos usos de suero intravenoso distintos, cuya aplicación permitida era de un máximo de 50 ml en 2017, cuando los combates del UFC 212 y del UFC 217 sucerieron.

Conforme relato ‘Borrachinha’ a la Ag. Fight, en uno de los eventos citados, un entrenador de boxeo que compartía habitación con su equipo filmó el momento en que se utilizó el suero y posteriormente exigió dinero para que las imágenes no fueran divulgadas. El número 8 del ranking de peso medio aseguró que jamás intentó negociar con el entrenador y que a partir de ese momento lo desligó del equipo, del que formó parte cerca de cinco años.

«Con seguridad este fue un delator, un X-9, seguro. Ya fue identificado, cortado y retirado del equipo. Esa persona intentó mandarlo a varias personas, es una situación tragicómica. En realidad, ella se perjudicó bastante, porque ella fue cortada, ella formaba parte del equipo y traicionó la confianza no sólo mía sino de todos los peleadores, creo. Es un entrenador, entonces no sé cómo un entrenador puede obtener la confianza de cualquier atleta o dueño de gimnasio, porque, si lo hace con un atleta, lo hará con otro. Entonces, ese tipo tiene que ser prohibido en el deporte. Yo fui perjudicado, pero él seguramente fue mucho más perjudicado por la propia actitud de él», declaró.

«Cuando hice uso del suero, todavía podía hacer uso de 50 o 100 ml, si no me equivoco (nota de la edición: la cantidad permitida era de 50 ml). No recuerdo bien. Entonces, hice uso porque lo necesitaba, lo pasé mal y necesitaba usar el suero junto con la medicación. Entonces, él intentó usar ese breve momento para intentar perjudicarme y extorsionarme con ese vídeo. Dijo: ‘Si usted no me da tanto dinero’ … allí quebró totalmente mi confianza y yo obviamente no acepté negociar, porque tenía convicción de lo que yo estaba haciendo y termino dando eso allí», agregó.

‘Borrachinha’ dijo todavía a la Ag. Fight que el ex-técnico citado pidió «una cantidad alta» para no divulgar el vídeo, que terminó siendo público posteriormente. Paulo, sin embargo, relató que antes de aquel momento nunca había percibido nada extraño por parte de la conducta del integrante del equipo.

«Él estaba en el círculo más íntimo. Usted ve donde se hizo el vídeo, él estaba allí, dormía en la misma habitación, entonces es una persona con la que me equivoque al confiar porque ella no merecía mí confianza. (…) En el UFC, tuve ese entrenador en una pelea y en la segunda pelea él ya lo hizo. Creo que él ha pensado: ‘Él está en el UFC, está ganando bastante dinero, voy a extorsionarlo’. Trabajaba con él unos cuatro, cinco años antes del UFC. Pero no me extorsiono porque no ganaba dinero (risas)», dijo.

Mientras que el embrollo era trabajado con la USADA y comisiones atléticas de forma sigilosa hasta la divulgación del caso, Borrachinha pasó a ser blanco también de Yoel Romero, su futuro rival en el octágono, que levantó públicamente el rumor de que el atleta había sido encontrado positivo en una prueba antidoping. Esta postura incomodó al brasileño, que reveló que usó la provocación como forma de motivación para el enfrentamiento.

«Eso sirvió como motivación, una voluntad, una rabia», declaró el atleta. «Me dio una rabia de ver eso y esa rabia me dio un poco de motivación, se transformó en motivación, del tipo: ‘Voy a quebrarlo, voy a enrollarlo’. Para castigarlo por lo que él dijo. Él es un tipo muy notable, lo que él dice repercute bastante, y él dijo que vio que caí en doping. Al principio fue muy malo, porque hasta que usted pruebe que no tiene nada que ver con doping, usted es manchado y luego tiene que limpiar su imagen. Entonces, me enfadó por haber sido tan chiquillo. Porque era un chisme. Él dijo una cosa sobre la cual él no sabía. Era sólo ‘yo creo’ y tal. Entonces, lo llevé al lado personal y estoy con esto guardado para soltarlo en el momento de la pelea».

Sin luchar desde julio de 2018, cuando noqueó a Uriah Hall, Paulo ‘Borrachinha’ vuelve al octógono el 17 de agosto, en el esperado combate contra Yoel Romero, actual número 2 del ranking de la categoría. El mismo evento marca el regreso de Nate Diaz al UFC, tras tres años de inactividad, ante Anthony Pettis. El show será encabezado por la revancha entre Daniel Cormier y Stipe Miocic.

Click para comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Más en Entrevistas