Síguenos en

Noticias

McGregor revela que luchó lesionado contra Poirier y que la UFC sabía de la situación

Poco a poco, se aclara el misterio sobre el inusual final de la pelea entre Conor McGregor y Dustin Poirier en UFC 264. En el espectáculo que tuvo lugar el pasado sábado (10), en Las Vegas (EE.UU.), el astro irlandés fue noqueado por ‘The Diamond’ en el primer asalto, pero la lesión que sufrió en el tobillo ganó más protagonismo que el resultado de la duelo. Por ello, ‘Notorious’ usó sus redes sociales e informó que la fractura no ocurrió de la nada.

En la publicación, McGregor reveló que se lesionó en el campo de entrenamiento para la pelea decisiva contra Poirier y que su equipo consideró la posibilidad de cancelar la trilogía con el rival. Consciente de que sus enemigos pueden ver la declaración como una especie de excusa para justificar la nueva derrota, el ex campeón del peso pluma y ligero destacó que los líderes de la UFC sabían que su condición física era la más adecuada para una pelea tan importante.

“Me lastimé al entrar en la pelea. La gente me pregunta cuándo me rompí la pierna, en qué momento me rompí la pierna. Pregúntele a Dana White, la UFC, al Dr. Davidson, el médico jefe de la UFC. Ellos sabían. Tuve fracturas por estrés en mi pierna al entrar al octágono. Hubo un debate, señalaron algo más, porque me pateé la rodilla un par de veces. He tenido múltiples fracturas por estrés en la espinilla, el hueso por encima del tobillo y, de todos modos, he tenido problemas en el tobillo a lo largo de los años, trabajando todo el tiempo. También fui exigente con el tobillo en todos los entrenamientos”, explicó ‘Notorious’.

Como no pudo mantener el campamento adecuado para enfrentar a Poirier, McGregor tuvo que improvisar. Según el ex campeón de la UFC, la desventaja de desarrollar la pelea de pie lo hizo perfeccionar su juego de tierra, debajo del oponente.

El resultado fue positivo, ya que ‘Notorious’ consiguió buenos movimientos en ‘The Diamond’, incluso desde una desventaja, y lo obligó a repensar sus ataques. Pese a las molestias que causó a su rival con codos y pedales, el irlandés reforzó la idea de que adoptó tal postura, porque no tenía forma de poner en acción su principal estrategia, es decir, su poder de noqueo.

“Hice muchas sesiones de entrenamiento cuando me dolía el tobillo y seguí entrenando. Solía ​​entrenar de espaldas al suelo y así desarrollé ataques en esa posición. Por eso Dustin se apartó de mí cuando estaba arriba, cuando golpeaba los pedales y los codos. Es un lugar horrible para estar cuando te enfrentas a alguien como yo. Se necesita mucho esfuerzo para dar los golpes en la posición superior, mientras se pierde energía y se golpea con violentos pedaleos y codazos desde abajo. Fue una habilidad que desarrollé, porque tenía una pierna lesionada y tuve que ajustar mi entrenamiento”, concluyó.

A pesar del mal momento, Conor McGregor, de 32 años de edad, es el principal nombre de la UFC. Dos años después de su debut en la organización, se convirtió en un fenómeno de las MMA y ganó el cinturón del peso pluma en 2015 y el cinturón del peso ligero en 2016.

Sus triunfos más notables fueron ante Chad Mendes, Donald Cerrone, Dustin Poirier, Eddie Alvarez, José Aldo, Max Holloway y Nate Diaz. Actualmente, el atleta ocupa la quinta posición en el ranking del peso ligero y tiene un récord que consta de 22 victorias, 20 por vía rápida y 19 por nocaut, con seis derrotas.

Click para comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Más en Noticias