Síguenos en

Entrevistas

Deiveson revela que dificultad financiera lo motivó a pelear lesionado contra ‘Formiga’

Deiveson Figueiredo mira cinturón de los pesos-moscas (57 kg) del Ultimate – Marcel Alcántara

El día 23 de marzo de 2019, Deiveson Figueiredo conoció el sabor de la derrota por primera vez en su carrera. Con un cartel extraordinario – 15 victorias – hasta entonces, ‘Deus da Guerra’ vio a su adversario en esa oportunidad, Jussier ‘Formiga’, salir con el brazo erguido y poner fin a su invicto en el MMA. Sin embargo, el peso-mosca (57 kg) reveló al equipo de reportero de la Ag Fight que las circunstancias en que él enfrentó a su rival estaban lejos de ser las ideales.

Cuando el enfrentamiento ante Jussier fue ofrecido, Deiveson estaba con una lesión en el pubis. Pero a pesar de la limitación, el peleador aceptó entrar en acción pues necesitaba competir para amenizar su situación financiera ‘apretada’ – impulsada aún más por el reciente nacimiento de su hijo. Por lo tanto, sin conseguir prepararse de la manera pertinente debido a la incomodidad en la región lesionada, Deus da Guerra encaró el desafío.

“Yo venía de muchos problemas en mi vida, estaba medio desenfocado y con una lesión que no me dejaba entrenar, en el pubis. Entonces cuando cerraron la pelea con Formiga, estaba en esa situación de problema personal, entonces yo tuve que aceptar la pelea porque estaba necesitado. Aún sin entrenar yo vine a la pelea, estaba sin entrenadores, estaba complicada mi vida”, reveló Figueiredo, antes de dar más detalles de su vida personal.

“No me dejó entrenar bien esa lesión, entrené para pelear con él 1 mes y 15 días, no me dio para hacer lo que yo entreno. Pues es (acepté por dificultad financiera), estaba bien complicado, ‘bebe’ naciendo, mi hijo nació y yo ya estaba allí en el límite de dinero, tenía que pelear”, completó el peso-mosca.

Recuperado de la lesión y listo para hacer las paces con la victoria, Deiveson vuelve a los octágonos este sábado (27), contra Alexandre Pantoja, en el UFC 240, con sede en Edmonton (CAN). El enfrentamiento entre brasileños puede aproximar el ganador a una disputa de cinturón, ya que Deus da Guerra y su rival ocupan, respectivamente, la cuarta y la tercera posición del ranking de la organización.

Y como si no bastara, los atletas tienen otro motivo para comprometerse aún más: la consolidación de los pesos-moscas en el Ultimate. Amenazada de extinción, la categoría de hasta 57 kg se reestructuró con la llegada de nuevos peleadores y da cada vez más indicios que tendrá larga vida en la compañía. Deiveson, inclusive, celebro el hecho positivo del embrollo de la división.

“Sí, con certeza. Ahora me dio una motivación más, tengo condiciones de ir atrás de mi sueño que es tomar el cinturón de la categoría (de los moscas). Entonces eso me motivó a entrenar más, con más fuerza y más gana, voy atrás de mi sueño. Pues fue, es un alivio sí. Esta situación toda nos dejó bien preocupado. Pensé en subir, si yo subiera a los 61 kg, con certeza me adaptaría a la categoría, y pelearía hasta más fuerte. Pero gracias a Dios la categoría (de los moscas) continúa, eso es una fuerza también para los demás peleadores. Ahora vamos a volver con más fuerza aún para guerrear y pelear por ese cinturón”, admitió en conversación con la Ag Fight.

La cartelera del UFC 240 contará con una disputa de cinturón en su pelea principal. Max Holloway y Frankie Edgar pelearan por el título de los pesos-plumas (66 kg). En el ‘co-main event’ de la noche, Cris ‘Cyborg’ regresa a los octágonos ante de Felicia Spencer después de su derrota contra Amanda Nunes.

Click para comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más en Entrevistas