Síguenos en

Noticias

Crack de jiu-jitsu, David Ramos analiza desafío de no «enamorarse» del intercambio en el MMA

Multicampeón de jiu-jitsu, David Ramos es uno de los más prodigiosos representantes del arte suave en el MMA. Escalado contra Austin Hubbard en el UFC Rochester, que se realizará este sábado (18), el peso ligero (70 kg) conversó con la Ag. Fight sobre el desafío de no «enamorarse» del intercambio y olvidar que su mayor valencia es la lucha en suelo.

El reportero recordó el caso de Gilbert Durinho, que culpó el ímpetu ofensivo en la pelea en pie por la derrota contra Dan Hooker en 2018. Y cuestionó a Ramos sobre cómo conciliar la voluntad de poner en práctica las novedades que aprende en la academia y la necesidad de aplicar la mejor estrategia posible. David aseguró que no pierde el jiu-jitsu de vista.

«Usted hace en la pelea lo que usted entrena. Todo lo que usted entrena usted lo trae a la pelea. En ningún momento dejo de entrenar jiu-jitsu. Es lo que me hace diferente. Tengo grandes posibilidades de finalizar a todos los atletas de mi división en el UFC, y es algo que no puedo dejar de hacer», dijo.

«Muchos atletas que terminan enamorándose del intercambio dejan de entrenar la parte del suelo para poder dedicarse a la parte que tienen déficit. Cuando yo entrenaba para competir jiu-jitsu, yo entrenaba por la mañana, en la tarde y en la noche jiu-jitsu. Hoy tengo que dividirme entre boxeo, muay thai, lucha libre, preparación física y jiu-jitsu. Tengo que hacer todo este mix. Lógico que no puedo dar más énfasis al jiu-jitsu como le daba antes, pero en ningún momento yo dejo de hacer mi punto-fuerte, donde veo que soy muy superior a todos los de mi categoría», añadió.

Ramos está invicto como peso ligero en el Ultimate. En la categoría de los wélters (77 kg), perdió en decisión contra ‘Serginho’ Moraes, pero finalizó a los tres adversarios siguientes, todos en la división de abajo. El atleta afirmó que pretende enmendar tres victorias este año para ponerse en la disputa por una plaza entre los principales desafiantes.

«No sólo finalizando, pero terminando mis peleas antes del tiempo previsto. Y terminando bien. Esto me va a acreditar. Y lógico, el público siempre me pide de dónde vengo, mi origen, que es el jiu-jitsu. No creo que (noquear o finalizar) sea la única forma de llevarme al cinturón: creo que son mis victorias. Entonces, cada pelea vengo más preparado para poder desenrollar la pelea donde ella sea. Lo más importante de todo es terminar con la victoria. Va a depender mucho de con quien peleé. Pero mi meta es finalizar a todos los atletas que estén delante de mí», finalizó.

A los 32 años, David tiene nueve victorias y dos derrotas como profesional de las artes marciales mixtas. A pesar que su primera pelea de MMA sucedió en 2010, sólo de 2016 en adelante el brasileño pasó a dedicarse prioritariamente a la modalidad.

Click para comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Más en Noticias