Síguenos en
Amanda Ribas
Diego Ribas / PXImages

Entrevistas

Amanda Ribas culpa a la inactividad y a lesión del rival para su regreso al peso mosca

Amanda Ribas es una promesa de las MMA y ya ha tomado decisiones importantes en su carrera en UFC. Tanto es así, que la brasileña subió de categoría para actuar en la edición ‘Vegas 54’, cartelera que se llevará a cabo este sábado (14), donde la luchadora se enfrentará a Katlyn Chookagian en su regreso al peso mosca. 

En entrevista exclusiva con el reportaje de Ag. Fight, Ribas reveló lo que la llevó a poner su desarrollo en el peso paja en un segundo plano y probar suerte en el peso mosca. Como peleó por última vez en octubre y Michelle Waterson, su oponente original, se lesionó, la brasileña explicó que estaba abierta a todo tipo de negociaciones con la UFC para volver a la acción.

Curiosamente, el deseo de Amanda de subir al octágono era bueno, ya que ahora tiene como oponente a Chookagian, una atleta experimentada, que se hizo conocida en la división como la última barrera para que una luchadora desafiara a Valentina Shevchenko por el título. Cabe señalar, que ‘Blonde Fighter’ ocupa la primera posición en el ranking del peso mosca, justo debajo de la campeona, mientras que Amanda posee el noveno lugar en la tabla de clasificación del peso paja.

“La negociación no se hizo esperar. Lo que pasó fue que tenía programada una pelea con Michelle, lamentablemente ella estaba lesionada y necesitaba pelear. Mi manager, mi padre y la UFC dijeron que podía pelear en la división superior, así que se lo ofrecieron a Katlyn. Lo tomamos, porque en ese momento ella era la número dos y ahora es la número uno. Hubo algunos nombres, pero el que funcionó fue Katlyn, estamos ahí para ella. Si espero demasiado, la vida pasa, ¿no? La gente pelea, clasifica y si solo entreno, hay más tiempo para lesionarse. No quiero eso. Quiero entrenar para competir. No quería esperar más”, declaró la promesa de las MMA.

Para la nueva aventura del peso mosca, Amanda destaca que hizo una preparación diferenciada y mucho por cuenta de su contrincante. En UFC Las Vegas 54, la suramericana tiene una clara desventaja física, ya que Chookagian es más grande y fuerte. Sin embargo, la de Minas Gerais no se deja intimidar por el tamaño de su oponente y refuerza la importancia de la parte mental en las peleas de alto nivel.

“Ella es más alta, así que me voy a poner grande. No solo en la cabeza, sino también en el corazón. Eso hace toda la diferencia. Es divertido, porque hay atletas que miramos primero y la persona es alta, luego llegan al octágono y se vuelven tan pequeños. En mi cabeza, me voy a hacer grande. Desde el momento que supe que pelearía sobre la marcha, ajusté mi alimentación, preparación física para poder estar bien y estar preparado”, concluyó.

Click para comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Más en Entrevistas